Mía

Me supe libre apenas deje de llorar. Sin margen de error o casualidades, sin tener que ceñirme al guión. Dejé atrás la tortura de improvisar mientras corre un taxímetro, para rendirme al gozo que da la dicha de saber mía la ciudad.
Publicar un comentario

Entradas populares