Te extraño...

La suerte, implacable, nos sentenció a ser una postal que el sol abrazó desnuda, monótona y abatible hasta opacarla; y sólo un espejo retrovisor es testigo de haber inventado identidades.
Publicar un comentario

Entradas populares